• Alekivanov decara 10
  • Alekivanov decara 15
  • aleksandarivanov decara 9
  • aleksandarivanovdecara 1
  • aleksandarivanovdecara 2
  • aleksandarivanovdecara 5
  • aleksandarivanovdecara 11
  • aleksandarivanovdecara6
  • aleksandarivanovdecara7
  • aleksandarivanovdecara12
  • alekivanovdecara 8
  • alekivanovdecara13
  • alekivanovdecara14
  • aleksandarivanov decara 4

Aleksandar Ivanov nació en un pequeño pueblo de Baja Sajonia llamado Ghifhorn, sus padres habían pedido asilo como refugiados en Alemania tras huir del régimen comunista en Bulgaria. En muy resumidas cuentas, tras denegarles el visado, su tío vino a recogerle y le llevó a Bulgaria con tan solo un año de edad.
Estaría cinco años viviendo en Bulgaria, hasta que su madre le llevó a España.
Su afición por la interpretación surgió desde bien pequeño, en la escuela, jugaba a ser diferentes personajes de ficción, a veces incluso se disfrazaba, su personaje favorito era Batman. Sin darse cuenta, estaba haciendo una construcción de sus propios personajes…
Puede que, en parte, así surgiera ese afán por las actividades de riesgo, a veces se metía en líos por el simple hecho de intentar evitarlos, solía pensar, “si no me respetan, se meterán conmigo…” Así llegó a desarrollar un personaje para cada confrontación, uno menos violento, otro un poco más agresivo por si las cosas se ponían feas, y por supuesto, estaba el tío majo, el que intentaba evitar el conflicto hablando, es por eso que al final no le faltaban los amigos, le encantaba el tío majo, era su preferido. Sin embargo, en los teatrillos que se organizaban en la escuela, le gustaba ser el malo, “nadie podía meterse con el malo”, pensaba él.
El caso es que a veces se aprende a ocultar el verdadero ser tras una coraza y, sin darse cuenta, ésta se va haciendo cada vez más fuerte con la energía de nuestros hábitos. Durante su adolescencia, no sabía distinguir entre esencia y coraza así que, debido a su educación, terminó sus estudios y fue a la universidad. Cada día, tras terminar las clases, iba corriendo a su entrenamiento de Boxeo.
Debido a su habilidad con el boxeo y las artes marciales, una de las agencias en las que estaba apuntado y con la que trabajaba de cuando en cuando haciendo alguna publi, le llamó para realizar un casting para un anuncio internacional en el que buscaban a gente que supiera pelear. La experiencia le despertó el gusanillo por esta profesión, que desconocía por completo, el oficio de especialista de cine.
Al año siguiente se formó en la Asociación Española para la formación de Especialistas de Cine de Txetxu Rojo
Una de las asignaturas durante el curso fue la de interpretación, impartida por quien ahora es un buen amigo y mentor suyo Edduardo Viera, con quien desde el primer momento sintió una gran afinidad, una conexión especia. Éste le animó a seguir formándose en el campo de la interpretación.
Comenzó a dar clases de interpretación en la escuela Coolturetas con Carlos Pontini.

Búlgaro
Nativo
Castellano
Nativo
Inglés
Nivel alto

Artes Marciales

Boxeo

Cocina

Correr

Equitación

Esgrima

Especialista

Fútbol

Licencia de coche

Licencia de moto

Lucha Libre

Paddel

Parkour

Patinaje en línea

Surf

Tango argentino